PARTICIPE

Ponemos a su disposición apartes de la ley 134 de 1994, que es una de las herramientas que la comunidad puede utilizar a través de la libre asociación y unión de todos los vecinos.

LEY 134 DE 1994

(mayo 31)

Diario Oficial 41.373, del 31 de mayo de 1994.

Por la cual se dictan normas sobre mecanismos de participación ciudadana.

EL CONGRESO DE COLOMBIA,

DECRETA:

TÍTULO I.

OBJETO Y DEFINICIONES.

ARTÍCULO 1o. OBJETO DE LA LEY. La presente Ley estatutaria de los mecanismos de participación del pueblo regula la iniciativa popular legislativa y normativa; el referendo; la consulta popular, del orden nacional, departamental, distrital, municipal y local; la revocatoria del mandato; el plebiscito y el cabildo abierto.

Establece las normas fundamentales por las que se regirá la participación democrática de las organizaciones civiles.

La regulación de estos mecanismos no impedirá el desarrollo de otras formas de participación ciudadana en la vida política, económica, social, cultural, universitaria, sindical o gremial del país ni el ejercicio de otros derechos políticos no mencionados en esta Ley.

ARTÍCULO 2o. INICIATIVA POPULAR LEGISLATIVA Y NORMATIVA ANTE LAS CORPORACIONES PÚBLICAS. La iniciativa popular legislativa y normativa ante las corporaciones públicas es el derecho político de un grupo de ciudadanos de presentar Proyecto de Acto Legislativo y de ley ante el Congreso de la República, de Ordenanza ante las Asambleas Departamentales, de Acuerdo ante los Concejos Municipales o Distritales y de Resolución ante las Juntas Administradoras Locales, y demás resoluciones de las corporaciones de las entidades territoriales, de acuerdo con las leyes que las reglamentan, según el caso, para que sean debatidos y posteriormente aprobados, modificados o negados por la corporación pública correspondiente.

ARTÍCULO 3o. REFERENDO. Es la convocatoria que se hace al pueblo para que apruebe o rechace un proyecto de norma jurídica o derogue o no una norma ya vigente.

PARÁGRAFO. El referendo puede ser nacional, regional, departamental, distrital, municipal o local.

ARTÍCULO 4o. REFERENDO DEROGATORIO. Un referendo derogatorio es el sometimiento de un acto legislativo de una ley, de una ordenanza, de un acuerdo o de una resolución local en alguna de sus partes o en su integridad, a consideración del pueblo para que éste decida si lo deroga o no.

ARTÍCULO 5o. REFERENDO APROBATORIO. Un referendo aprobatorio es el sometimiento de un proyecto de acto legislativo, de una ley, de una ordenanza, de acuerdo o de una resolución local, de iniciativa popular que no haya sido adoptado por la corporación pública correspondiente, a consideración del pueblo para que éste decida si lo aprueba o lo rechaza, total o parcialmente.

ARTÍCULO 6o. REVOCATORIA DEL MANDATO. La revocatoria del mandato es un derecho político, por medio del cual los ciudadanos dan por terminado el mandato que le han conferido a un gobernador o a un alcalde.

ARTÍCULO 7o. EL PLEBISCITO. El plebiscito es el pronunciamiento del pueblo convocado por el Presidente de la República, mediante el cual apoya o rechaza una determinada decisión del Ejecutivo.

ARTÍCULO 8o. CONSULTA POPULAR. La consulta popular es la institución mediante la cual, una pregunta de carácter general sobre un asunto de trascendencia nacional, departamental, municipal, distrital o local, es sometida por el Presidente de la República, el gobernador o el alcalde, según el caso, a consideración del pueblo para que éste se pronuncie formalmente al respecto.

En todos los casos, la decisión del pueblo es obligatoria.

Cuando la consulta se refiera a la conveniencia de convocar una asamblea constituyente las preguntas serán sometidas a consideración popular mediante ley aprobada por el Congreso de la República.

ARTÍCULO 9o. CABILDO ABIERTO. El cabildo abierto es la reunión pública de los concejos distritales, municipales o de las juntas administradoras locales, en la cual los habitantes pueden participar directamente con el fin de discutir asuntos de interés para la comunidad.

La Constitución de 1991 considera al Estado colombiano como Estado social de derecho, democrático y participativo. Este gran adelanto les permite a los ciudadanos el derecho de formar parte activa de movimientos comunales y participativos tanto a nivel local, departamental y nacional..

Ahora los colombianos pueden y tienen el derecho de vincularse participativamente y  en unión con los otros ciudadanos en la toma de decisiones que afectan directamente su comunidad.

Los colombianos pueden crear grupos de toda índole encargados de controlar las diferentes gestiones de las instituciones públicas y de todo aquello que los afecte directamente. Esta participación ciudadana, se efectúa principalmente a través de:

Juntas de acción comunal

Las juntas de acción comunal (JAC), son asociaciones de vecinos de un barrio o sector rural, que se unen para mejorar sus condiciones de vida. Conviértete en un miembro activo de comunidad y haz parte de las decisiones que se toman en todos los estamentos de la vida pública y privada de tu nación.

Juntas Administradoras Locales

Las juntas administradoras locales (JAL) son organismos ciudadanos, que se encargan de promover el desarrollo de sus territorios y el mejoramiento socioeconómico y cultural de sus habitantes. Además, las JAL aseguran la participación efectiva de la comunidad en la gestión de los asuntos locales.

Las JAL poseen una jurisdicción más amplia que las juntas de acción comunal. Las JAL se constituyen en comunidades superiores o iguales a 300.00 habitantes. Algunas de las funciones de las JAL, son:

  • Aprobar el plan de desarrollo local.
  • Presentar proyectos de inversión ante las autoridades nacionales y distritales.
  • Aprobar el presupuesto del Fondo de Desarrollo Local.
  • Promover la participación y veeduría ciudadanas en los asuntos públicos.

Concejales

Son los ciudadanos elegidos, mediante voto popular, por la comunidad, para que las representen en la Junta Administradora Local (JAL). Los ediles deben ser personas que hayan habitado en la comunidad al menos un año antes de su elección, y que se distingan por su liderazgo y espíritu cívico.

  • Se encargan de incentivar la participación ciudadana hacia la mejora de la comunidad y son los voceros de los sectores en donde urge la presencia del Estado, para impulsar proyectos, de construcción o pavimentación de calles, escuelas, parques, centros de salud y otras instituciones.
  • Los concejales vigilan el cumplimiento del plan de desarrollo municipal y los programas sociales que la Alcaldía debe ejecutar, en los términos trazados por la ley.

De nada sirven las anteriores herramientas cuando la mayoría del pueblo colombiano no participa en la administración y toma de decisiones de su localidad y ha dejado estas herramientas populares en manos de los politiqueros corruptos que siguen haciendo de las suyas debido a la apatía, pereza y falta de participación ciudadana.

Es hora de participar, es hora de la unión, es hora de construir una Colombia mejor para todos, donde podamos vivir en paz, armonía y abundancia!